LA ORGANIZACIÓN PARA LA SALUD FUNDADA POR EL DR. RATH ES ÚNICA EN EL MUNDO:
TODOS LOS BENEFICIOS SE DESTINAN A UNA FUNDACIÓN DE UTILIDAD PÚBLICA. leer más

Dr. Rath Health Foundation

Dr. Rath Health Foundation

 

Página principal > Especiales > Codex

CODEX ALIMENTARIUS:
EL CONTROL Y LA NEGACIÓN DE LA CIENCIA

Por Paul Anthony Taylor

No queremos cambiar. Cada cambio es una amenaza a la estabilidad. Ese es otro de los motivos por los que somos tan precavidos a la hora de aplicar nuevos inventos. Cada descubrimiento realmente cientifico tendría un potencial subversivo. A veces, hasta la ciencia debe ser tratada como un posible enemigo. - Aldous Huxley, Un mundo feliz.

Codex Alimentarius

La reunión 29 del Comité del Codex sobre Nutrición y Alimentos para Regímenes Especiales se celebró en Bad Neuenahr-Ahrweiler, Alemania, del 12 al 16 de noviembre de 2007. Este comité es un órgano de la Comisión del Codex Alimentarius financiada por la FAO/OMS. Los defensores de la salud natural consideran que las actividades que desarrolla este órgano son una de las mayores amenazas internacionales para la disponibilidad futura de los suplementos vitamínicos terapéuticos y otras terapias sanitarias naturales basadas en el consumo de micronutrientes. El director de Relaciones exteriores de la fundación Dr. Rath Health Foundation, Paul Anthony Taylor, asistió a la reunión en calidad de delegado de la National Health Federation, la única organización sanitaria orientada al consumidor y defensora de la salud natural del mundo que tiene el estatus de observador oficial en las reuniones del Codex. El informe de primera mano que nos ofrece Paul describe cómo Codex sigue negando los beneficios sanitarios de las vitaminas, los micronutrientes y la nutrición en la batalla contra las enfermedades más comunes de nuestros tiempos y explica que los principales beneficiarios de este planteamiento son las grandes multinacionales de la alimentación, la biotecnología y el sector farmacéutico.

Un flagrante desprecio por las preocupaciones de los consumidores sobre los alimentos modificados genéticamente

El Comité del Codex sobre Nutrición y Alimentos para regímenes especiales, reunión en Bad Neuenahr-Ahrweiler, Alemania, noviembre de 2007.

Parece obvio que la gran mayoría de los consumidores se oponen claramente al consumo de alimentos modificados genéticamente. Una y otra vez, las encuestas y estudios en países de todo el mundo lo demuestran más allá de cualquier duda razonable. Sin embargo, el hecho de que las semillas modificadas genéticamente se puedan patentar porque, a diferencia de las semillas normales, se crean en laboratorios y no se producen en la naturaleza, las convierte en una propuesta de inversión muy atractiva para las empresas de biotecnología y farmacia que las fabrican. Las patentes sobre semillas modificadas genéticamente, así como los multimillonarios beneficios potenciales y el control del mercado que se derivan de su uso, son unos incentivos muy poderosos para que estos fabricantes busquen la forma de que estos alimentos lleguen a los platos de los consumidores, independientemente de los riesgos que puedan entrañar para la salud humana.

Hay que destacar que a la reunión anual del Comité ha asistido el Dr. H. Yoshikura, Presidente del Grupo de Acción Intergubernamental Especial del Codex sobre Alimentos Obtenidos por Medios Biotecnológicos, un grupo que ya ha producido diversas directrices sobre los alimentos modificados genéticamente. Las directrices producidas por este Grupo de Acción fueron cruciales para el inicio, y el éxito, de un pleito comercial que enfrentaba a Estados Unidos, Canadá y Argentina con la Unión Europea, ante la Organización Mundial de Comercio. Esos países pudieron argumentar, con éxito, que la UE había estado aplicando una moratoria sobre la aprobación e importación de alimentos con contenido modificado genéticamente y que esto contravenía las normas de la OMC.

Yoshikura había sido invitado a esta reunión del Codex porque su Grupo de Acción ha estado trabajando en un anexo de una directriz internacional sobre alimentos modificados genéticamente para que (según se dice) proporcionen unos beneficios sanitarios o nutricionales. Dado que el texto del anexo contiene referencias a conceptos relativos a la nutrición, se invitó al Comité a repasar el borrador del anexo y aportar sus comentarios.

Aparte de unos pocos comentarios, sin embargo, el Comité decidió aprobar el texto del anexo sin ningún cambio.

En respuesta y observando que ningún país se había manifestado en defensa de los intereses de los consumidores sobre este asunto, la National Health Federation elaboró la siguiente declaración:

El Dr. Rolf Grossklaus, Presidente del Comité del Codex sobre Nutrición y Alimentos para regímenes especiales, afirma que los consumidores no se dan cuenta de los beneficios de los alimentos modificados genéticamente y que, con el tiempo, cambiarán de opinión sobre ellos.

«Sr. Presidente, la NHF querría hacer constar en acta que, mientras se debate la cuestión de la evaluación de los riesgos de los alimentos obtenidos por medios biotecnológicos, el 95% de los consumidores europeos y millones de consumidores de otras partes del mundo siguen manifestando su rechazo a estos alimentos. Por este motivo, nos gustaría saber cómo pretende el Grupo de Acción equilibrar la necesidad de realizar estudios de riesgo en poblaciones representativas, cuando hay un rechazo tan extendido a estos alimentos.»

Dicho de otro modo, la Federación estaba preguntando cómo pensaba el Grupo de Acción realizar estudios sobre la seguridad para los humanos de los alimentos modificados genéticamente cuando hay tan poca gente dispuesta a probarlos.

El Presidente del Comité, el Dr. Rolf Grossklaus, respondió con un sorprendente desdén a esta pregunta y, poco deseoso de admitir que no se iban a realizar estudios amplios sobre los riesgos para los seres humanos antes de la comercialización de estos productos, declaró que estos asuntos no se podían debatir durante esta reunión. Sin embargo, lo más sorprendente es que luego afirmó que los consumidores no se dan cuenta de los beneficios que aportan estos alimentos y que cree que los consumidores, con el tiempo, irán cambiando de opinión.

Más tarde, a finales de semana, durante la reunión para aceptar el informe oficial del Comité, solicité en nombre de la National Health Federation que el informe mencionara la declaración de la Federación sobre este asunto. Dr. Grossklaus se negó a ello, argumentando que no se había debatido el tema y que incluir una mención de todos los asuntos que no se habían llegado a debatir produciría un informe demasiado largo.

Resumiendo: esto probablemente sea el ejemplo más flagrante de cómo se desestiman las preocupaciones de los consumidores que yo haya tenido ocasión de presenciar en una reunión del Codex.

Recomendaciones sobre los fundamentos científicos de las afirmaciones sobre la salud: diseñadas para las grandes multinacionales

Otro de los asuntos clave que se debatió en la reunión de este año, fue un texto que trataba sobre las Recomendaciones sobre los fundamentos científicos de las afirmaciones sobre la salud.

Don Gert Lindemann, Secretario de Estado del Ministerio Federal de Alimentación Agricultura y Protección de los consumidores, Alemania, hablando ante el Comité, en la inauguración de la reunión.

En los últimos años, en sus reuniones el Comité ha dedicado poco tiempo y ningún debate de peso a este asunto. Sin embargo, aunque en la reunión de este año se desarrolló un debate mucho más profundo, la inercia general de las conversaciones dejó claro que, sin un cambio drástico de dirección, los principales beneficiados por estas recomendaciones serán las grandes corporaciones multinacionales de la alimentación, la biotecnología y la farmacia. Son ellas las que podrán afrontar con mayor facilidad los costes financieros de superar los distintos requisitos normativos y científicos que establece el Comité.

Por eso, es probable que veamos cada vez más cereales de desayuno, alimentos modificados genéticamente y productos con las CDR de vitaminas fabricados por las empresas farmacéuticas con las correspondientes aseveraciones sanitarias. Mientras tanto, los suplementos elaborados por fabricantes de vitaminas innovadores, si es que no vienen regulados de origen, probablemente no podrán incluir estas afirmaciones.

Dicho esto, sin embargo, y a pesar de que en esta reunión se dedicó mucho más tiempo a debatir este punto, apenas se logró un mínimo avance y muchas de las preguntas cruciales (por ejemplo, la definición de un nivel mínimo de evidencia científica que sustente las afirmaciones sanitarias) quedaron sin respuesta. Si el Comité insistiera en que se realizaran estudios en humanos y pruebas clínicas, por ejemplo, incluso algunas de las afirmaciones sanitarias que se suelen hacer sobre alimentos como las frutas y las verduras tendrían que prohibirse, porque se han basado en estudios de observación e investigaciones epidemiológicas, lo cual sería una situación bastante absurda.

Cuando el debate llegó claramente a un punto muerto, el Comité acordó que el texto debería volver al paso 2 del proceso de aprobación del Codex, que se compone de 8 pasos. La delegación de Francia deberá volver a redactarlo, a la vista de los argumentos del debate. En consecuencia, es improbable que la Comisión del Codex Alimentarius apruebe y finalice las Recomendaciones sobre las afirmaciones sanitarias antes de julio de 2010, como muy pronto.

Análisis de los riesgos nutricionales: haciendo las reglas sobre la marcha

Otro asunto al que se ha dedicado poco tiempo en las últimas reuniones de este Comité del Codex es el análisis de los riesgos nutricionales. Como saben las personas que suelen estar al tanto de las actividades del Codex, este asunto tiene una gran importancia para el desarrollo futuro de las restrictivas Directrices del Codex para los suplementos de vitaminas y minerales, ya que dichas directrices estipulan que los niveles máximos seguros de vitaminas y minerales de los suplementos se establecerán mediante una valoración científica de los riesgos.

Aunque el lobby profarmacéutico, especialmente los extremistas antisuplementos de la Comisión Europea, están intentando desesperadamente tranquilizar a todo el mundo afirmando que la evaluación de los riesgos impondrá unos límites máximos seguros se realizará con métodos científicos, lo cierto es que la mayoría de los métodos actuales para valorar el supuesto «riesgo» del consumo de suplementos nutricionales no tiene nada de científico y, en realidad, presenta graves defectos.

En este sentido, cabe destacar que en los debates de este año, el representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que la OMS y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) deben ser la principal fuente, si no la única, de asesoría científica del Comité, so pretexto de que los grupos de expertos internacionales podrían no ofrecer una asesoría científica independiente y objetiva. Sin tener en cuenta la cuestión de la objetividad e independencia reales de la OMS y la FAO, a medida que avanzaba el debate se iba viendo con cada vez mayor claridad que la mayoría del Comité no tenía ni el más mínimo interés en recibir una asesoría científica independiente ni objetiva sobre este asunto.

Basil Mathioudakis, el representante senior de la Comisión Europea en la reunión. Los extremistas antisuplementos que hay en la Comisión Europea reclaman, hipócritamente, que los niveles máximos de seguridad de las vitaminas y minerales de los suplementos alimenticios se calculen de forma científica.

Por ejemplo, en un momento del debate, la National Health Federation solicitó explícitamente que una parte fundamental del texto hiciera mención a las «fuentes independientes de asesoría científica» para la evaluación de los riesgos. Sin embargo, es digno de mención el hecho de que Basil Mathioudakis, de la Comisión Europea, declaró que se oponía al uso de la palabra «independiente» dentro del texto, por lo que finalmente no se incluyó.

En una intervención de gran relevancia, la National Health Federation solicitó que se introdujera un texto que reconociera la pérdida de nutrientes en los terrenos de cultivo y los alimentos que se ha ido produciendo en el curso de los últimos cincuenta años, aproximadamente. Cuando el Presidente, Dr. Grossklaus, escuchó esta solicitud respondió que el instituto para el que trabaja, el Instituto Federal Alemán para la Evaluación de Riesgos, ha elaborado una declaración sobre este asunto donde se afirma que no hay evidencias científicas que respalden esta idea. Como de costumbre, intentó pasar rápidamente página y no le dio al Comité ni un segundo para comentar el tema.

Después, la National Health Federation volvió a intervenir para solicitar que los comentarios se incluyeran en el informe y, a ser posible, que el Comité los tuviera en cuenta para que el acta fuera precisa y completa. El Dr. Grossklaus no lo permitió, aduciendo que dado que la Federación es una organización no gubernamental y que ningún Estado Miembro respaldaba su postura, sus comentarios no se podían incluir en el informe.

Igual que en años anteriores, el Dr. Grossklaus se inventaba las normas sobre la marcha. Esto queda especialmente claro en el párrafo 131 del informe oficial de la reunión que elabora el Comité, que menciona otra intervención de la National Health Federation que tampoco había recibido el respaldo de ningún Estado Miembro.

Al final de estos debates, el Comité decidió que había hecho unos grandes avances y que debía recomendar a la Comisión del Codex Alimentarius que el texto (Proposed Draft Nutritional Risk Analysis Principles and Guidelines for Application to the Work of the Committee on Nutrition and Foods for Special Dietary Uses [Borrador propuesto de los Principios y directrices del análisis de riesgos nutricionales para su aplicación en el trabajo del Comité sobre Nutrición y Alimentos para regímenes especiales]) fuera ya al paso 5. Una vez que esto ocurra, en la reunión del próximo año del Comité apenas se podrán realizar cambios mínimos y en julio de 2009 la Comisión del Codex Alimentarius podría haberla aprobado y finalizado.

Propuestas sobre los valores de referencia de los nutrientes: muy lejos de la ciencia moderna

A la vista de la investigación más reciente en el área de nutrición, parece bastante posible que el actual enfoque del Comité sobre la fijación de unos valores de referencia de nutrientes en el etiquetado sea considerado por los futuros estudiosos de la historia de la nutrición como un anacronismo casi cómico.

Por ejemplo, la genética ya nos ha enseñado que todos somos únicos genéticamente y ahora contamos con evidencias convincentes de que factores como la edad, el sexo, el uso de anticonceptivos, la raza, las costumbres en el vestir, la ubicación geográfica, la donación frecuente de sangre, el consumo de medicamentos, las mutaciones genéticas o la individualidad bioquímica pueden afectar a las necesidades y el estado de las nutrientes de una persona, en ocasiones de una forma drástica.

Sin embargo, en lugar de proteger la salud de los consumidores que, después de todo, es uno de los objetivos declarados del Codex, el Comité propone definir un único valor de referencia para cada vitamina y mineral y aplicarlo a toda la población mundial, a partir de los tres años. Después, cuando se acabe esta labor, se desarrollarán otros valores de referencia de vitaminas y minerales para aplicarlo a los niños de 6 meses a 3 años de edad.

Por eso, cabe pensar que la intención del Comité es solo proporcionar un aval claro al concepto actual de «cantidad diaria recomendada», ya obsoleto y descartado científicamente.

Así, aunque la National Health Federation intentó intervenir en este monumental error de falta de miras proponiendo el establecimiento de un valor de referencia adicional para cada vitamina y mineral que representase a los grupos de población que más lo necesitaban, el Presidente lo descartó, pero sin motivos científicos válidos.

Por este motivo es obvio que aunque las propuestas sobre los valores de referencia de nutrientes siguen estando en unas fases incipientes, cualquiera que pretenda lograr un resultado que refleje la ciencia más moderna o que promueva una nutrición óptima puede esperar sentado…

¿Sigue esperando que el Codex logre una «fantástica victoria»? Pues no es el único…

Los defensores de la salud natural que tengan buena memoria seguramente recordarán la denominada «Natural Solutions Foundation» (Fundación de soluciones naturales). En su informe de una reunión del Comité del Codex sobre el etiquetado de alimentos celebrada en mayo de 2006 afirmaba que el resultado de las conversaciones sobre el papel propuesto para el Codex en la implementación de la estrategia internacional de la Organización Mundial de la Salud sobre régimen alimentario, actividad física y salud era una «fantástica victoria» para la libertad en el ámbito de la salud.

Bueno, desde luego esta afirmación no era cierta entonces y sigue sin serlo hoy, especialmente si tenemos en cuenta el resultado de las discusiones de esta reunión. Dieciocho meses después de la supuesta «fantástica victoria», mientras el Codex sigue hablando de la estrategia global, no hay ningún indicio visible de una acción de importancia.

Por ejemplo, aunque la Presidenta del Comité del Codex para el Etiquetado de los alimentos, la Dr. Anne MacKenzie, hizo una presentación en PowerPoint sobre la estrategia global donde se planteaba la pregunta de qué mecanismos existían para la comunicación y cooperación entre los comités y se sugería pedir asistencia a la OMS y la FAO, su valiente contribución quedó relegada a una posición relativamente menor en el calendario de trabajo del Comité, en el apartado de «Otros asuntos y trabajos futuros».

Después del debate que siguió, un tanto inespecífico y confuso, y en el cual un representante de la Secretaría del Codex, el Dr. Jeronimas Maskeliunas, llegó a afirmar sentirse «absolutamente confundido» sobre lo que estaba hablando el Comité, se acordó que se debería formar un Grupo de expertos que tratase la estrategia global justo antes de la reunión del próximo año del Comité y que, tras las reuniones, enviaran un informe al Comité. Más palabras, pero ningún indicio de acción.

En la presente coyuntura, cualquier debate del Codex sobre la estrategia internacional de la Organización Mundial de la Salud sobre régimen alimentario, actividad física y salud parecería a años luz de cualquier tipo de victoria, por no hablar de una victoria «fantástica».

Conclusión

Al igual que los controladores mundiales de la novela Un mundo feliz de Aldous Huxley, la Comisión del Codex Alimentarius no quiere cambiar. Desde su perspectiva, el cambio, en forma de un nuevo sistema sanitario mundial basado en los avances científicos en los campos de la investigación sobre vitaminas y la salud celular, es una amenaza para la estabilidad financiera de la industria farmacéutica. Por eso, los fabulosos hallazgos en la terapia nutricional se consideran subversivos y se tratan como enemigos del «negocio de la enfermedad».

Sin embargo, las mentiras y los engaños que se necesitan para mantener la situación no son sostenibles a largo plazo. Tanto si al Codex le gusta como si no, el cambio llegará. Y cuando llegue, los consumidores exigirán responsabilidades a los que intentaron, a sabiendas, impedirles el acceso a los suplementos vitamínicos terapéuticos y a otros tratamientos naturales.

Mientras tanto, aunque sin duda las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, el sida y otras enfermedades comunes de nuestros tiempos serán desconocidas para futuras generaciones, es nuestra responsabilidad hacer que este cambio se produzca más pronto que tarde.

El tratamiento de las enfermedades con medicamentos químicos sintéticos patentados, cuando existen tratamientos naturales más seguros y más efectivos, roza la locura y no se puede seguir tolerando en una sociedad civilizada que se pretenda digna de este adjetivo. Por eso, cuanto antes releguemos el negocio de la enfermedad a la papelera de la historia médica, donde realmente debería estar, mejor para la humanidad.

Si desea más información sobre el Codex y sobre cómo le afecta a usted y a su salud, haga clic aquí.
 
Para descargarse el informe oficial del Codex de esta reunión, haga clic aquí.