LA ORGANIZACIÓN PARA LA SALUD FUNDADA POR EL DR. RATH ES ÚNICA EN EL MUNDO:
TODOS LOS BENEFICIOS SE DESTINAN A UNA FUNDACIÓN DE UTILIDAD PÚBLICA. leer más

Dr. Rath Health Foundation

Dr. Rath Health Foundation

 

Página principal > Noticias

¡Reconozcamos las señales del tiempo!

Revista renombrada de investigación del cáncer le pide un dictamen al Dr. Rath – sólo para retractarse al poco tiempo…

Nos encontramos ante un cambio en la medicina, que se aleja de una medicina centrada en el interés del negocio de inversión farmacéutica para aproximarse a una medicina a favor de las personas: este objetivo, que ha sido posible gracias a los conocimientos científicos del Dr. Rath, es el que determina el trabajo de nuestra Alianza para la Salud.

Los avances de las últimas semanas muestran lo cerca que estamos de conseguir este objetivo gracias a nuestro trabajo y la constatación continua y creciente de los conocimientos del Dr. Rath mediante la investigación científica: De un modo sorprendente, los nuevos estudios demuestran continuamente la eficacia de las vitaminas y otros micronutrientes en el control del cáncer. Y este cambio también queda claro con los siguientes acontecimientos:

El 5 de agosto de 2008, el Dr. Rath fue invitado oficialmente por el redactor jefe del “International Journal of Cancer (IJC)”, el Profesor Harald zur Hausen, a que trabajara como experto científico para esta revista. El Profesor zur Hausen no sólo es redactor del IJC, sino que durante más de dos décadas también ocupó el puesto de director del Centro Alemán de Investigación del Cáncer (DKFZ) en Heidelberg.

Hace casi medio siglo, el Prof. zur Hausen era un destacado representante de la investigación del cáncer orientada hacia la industria farmacéutica. No es una casualidad que su invitación al Dr. Rath se produzca en este momento. Esto indica que la investigación internacional del cáncer ha adquirido una nueva orientación y empieza por fin a aceptar las vitaminas y otros micronutrientes en la lucha contra la epidemia del cáncer.

En este sentido, no cabe la menor duda de que esta reorientación se debe a los importantes avances de la investigación sobre micronutrientes en el ámbito del control del cáncer por parte del Dr. Rath y su equipo de investigación.

Consciente de la importancia histórica de esta situación, el Dr. Rath ha invitado al “International Journal of Cancer“ y al Centro Alemán de Investigación sobre el Cáncer a aunar esfuerzos sobre la base de los hechos científicos reconocibles por todos para, entre todos juntos, erradicar en gran parte el cáncer como enfermedad mortal para todas las generaciones futuras.

El Prof. zur Hausen y el resto de responsables de la investigación contra el cáncer orientada hacia la industria farmacéutica en Alemania, así como los representantes del gobierno competentes y los políticos con poder de decisión, deben reconocer que dicha cooperación en la búsqueda de posibilidades naturales científicamente probadas de la lucha contra el cáncer radica en el interés de millones de pacientes de cáncer y, a fin de cuentas, de toda la humanidad.

Por este motivo, les invitamos a que comuniquen al Prof. zur Hausen y al resto de responsables su apoyo a la oferta del Dr. Rath en un e-mail o una carta. A este respecto, nos parece importante que el Prof. zur Hausen y sus colegas en el DKFZ y en la comunidad investigadora internacional sean alentados para dejar a un lado todas las insignificancias y aceptar la invitación del Dr. Rath de iniciar un diálogo constructivo y una cooperación productiva, por el interés de todos los seres humanos.

El hecho de que por lo visto al Prof. zur Hausen “le entrara miedo” de repente y que súbitamente no quisiera saber nada más de su propia invitación, a la que le siguió un “reminder” (recordatorio), demuestra que deben ser alentados, ya que sus ánimos no son suficientes. Sin embargo, este repentino ataque de amnesia, que puede ser probado y rebatido fácilmente con los e-mails recibidos e impresos aquí, no cambia nada acerca del hecho de que ha llegado el momento de realizar un profundo cambio en la medicina y la investigación médica orientadas hacia la industria farmacéutica.

En resumidas cuentas: escriban al Prof. zur Hausen y a las demás personas que se indican a continuación. Tampoco duden en preguntar al Prof. zur Hausen sobre su repentino cambio de opinión y amnesia. Y si usted es uno de los numerosos pacientes que ha tenido una experiencia positiva con los micronutrientes en relación con una enfermedad cancerosa, también puede adjuntar su historia personal a la carta para dotar a su petición de un énfasis especial.

No olvide enviarnos una copia para nuestra información.

Prof. Dr. Harald zur Hausen
Editor jefe
International Journal of Cancer
Deutsches Krebsforschungszentrum (DKFZ)
Im Neuenheimer Feld 242
69120 Heidelberg
Alemania
Tel: +49-(0)6221-423850
Fax: +49-(0)6221-423851
E-Mail: zurhausen@dkfz-heidelberg.de

Dirección del Instituto Alemán de Investigación contra el Cáncer

Prof. Dr. Otmar D. Wiestler
Consejo de administración de la fundación científica DKFZ
Im Neuenheimer Feld 280
69120 Heidelberg
Alemania
Tel: +49-(0)6221-42-2850/51
Fax: +49-(0)6221- 42-2840
E-Mail: o.wiestler@dkfz.de

Dr. Jörg Hoheisel
Presidente del Comité de Ciencia Heidelberg DKFZ
Im Neuenheimer Feld 280
69120 Heidelberg
Alemania
Tel: +49-(0)6221-42-2868/4680
Fax: +49-(0)6221-42-4682
E-Mail: j.hoheisel@dkfz.de

Ministerialdirektor Dr. rer. nat. Peter Lange
Presidente del Comité de Administración Heidelberg DKFZ
c/o Bundesministerium für Bildung y Forschung
[Departamento Federal de Educación e Investigación]
Friedrichstr.130 B
10117 Berlin
Alemania
Tel: +49-(0)30-18-57-5105/5102
Fax: +49-(0)30-18-57-8-5507
E-Mail: Peter.Lange@bmbf.bund.de

Ministerialdirigent Dr. phil. Heribert Knorr
Adjunto a la Presidencia del Consejo de Administración de Heidleberg DKFZ
c/o Ministerium für Wissenschaft, Forschung y Kunst
[Departamento de ciencia, investigación y arte]
Königsstraße 46
70173 Stuttgart
Alemania
Tel: +49-(0)711-279-3301
Fax: +49-(0)711-279-3080
E-Mail: Heribert.Knorr@mwk.bwl.de

Prof. Dr. Carl-Henrik Heldin
Presidente del Comité Científico Heidelberg DKFZ
c/o Ludwig Institute for Cancer Research
Box 595
751 24 Uppsala / Suecia
Tel: +46 18 160401
E-Mail: C-H.Heldin@LICR.uu.se

 

Profesor Harald zur Hausen
Redactor jefe
International Journal of Cancer
Centro Alemán de Investigación del Cáncer (DKFZ)

13 de agosto de 2008

Estimado profesor zur Hausen:

El 5 de agosto recibí una carta firmada por usted en la que me invitaba a participar como experto científico para el International Journal of Cancer (IJC), una de las revistas más influyentes en el ámbito de la investigación del cáncer. Tengo conocimiento de que usted ha presidido durante dos décadas la dirección del Centro Alemán de Investigación del Cáncer, Deutschen Krebsforschungszentrums DKFZ) en Heidelberg, una de las instituciones más prestigiosas del mundo en la lucha contra el cáncer, compaginándolo con su posición como redactor jefe de la IJC.

En su escrito me invita a valorar, como primer dictamen, un trabajo científico que documenta la importancia del ácido ascórbico (vitamina C) en la lucha contra el cáncer y que usted ha presentado para su publicación. En su carta expone que la razón principal de su invitación para que participe como experto en su revista es «por causa de mis conocimientos y mi experiencia» en el campo de la investigación del cáncer. Sólo puedo entender esta afirmación como un reconocimiento oficial del papel clave que poseen los micronutrientes para el control del cáncer, un campo al que tanto mi equipo como yo hemos estado haciendo aportes durante más de diez años.

Durante la totalidad de su carrera hasta la fecha usted ha sido un destacado defensor de los métodos convencionales para tratar el cáncer, que incluyen la quimioterapia tóxica, la radioterapia y otros métodos que tenían principalmente un objetivo: aprovechar la epidemia de cáncer como un mercado mundial para el negocio de la inversión farmacéutica y sus medicamentos patentados.

El que usted contacte ahora conmigo, un crítico decidido de estos métodos convencionales para tratar el cáncer y pionero en terapias nuevas y más naturales, no es casualidad. Con su decisión reconoce dos hechos importantes: primero, el callejón sin salida que supone la medicina farmacológica en el tratamiento del cáncer, y, segundo, las convincentes perspectivas que ofrecen los micronutrientes como prevención efectiva y medida terapéutica en principio contra todo tipo de cáncer.

Con su carta reconoce la urgente necesidad de incluir los micronutrientes en la lucha contra el cáncer para que se produzca una nueva orientación en la investigación. Merece usted reconocimiento por tal decisión, aunque también soy consciente de que este paso no lo ha dado de forma voluntaria. La vertiginosa perspectiva de que es posible un control del cáncer de forma natural y el hecho de que esto no puede ignorarse por más tiempo le han impulsado a hacerlo. La cobertura en la prensa mundial del potencial de las vitaminas y otros micronutrientes para el control del cáncer ha disipado el bloqueo contra los micronutrientes en las terapias contra el cáncer.

Teniendo en cuenta que los micronutrientes han sido ignorados por la medicina farmacológica y combatidos por sus grupos de presión, lo que ha tenido como consecuencia última la muerte de millones de pacientes, su invitación representa un punto de viraje. Resulta obvio que un giro de tamañas proporciones no puede estar encabezado por aquellos que han sido responsables de uno de los capítulos más oscuros de la historia de la humanidad o que al menos lo han tolerado: el genocidio médico por medio del cáncer.

En el contexto de esta situación, me he decidido a responder a su invitación con una carta abierta. De este modo, pueden beneficiarse del éxito del camino que ahora se abre quienes están afectados por encima de todo: los millones de pacientes de cáncer de todo el mundo.

Sin embargo, antes de dar los pasos necesarios, considero mi deber plantearle ciertas cuestiones, que usted y sus colegas deberán responder en el transcurso de los próximos meses a una escandalizada e indignada opinión pública:

Mientras se acallaba durante décadas la verdad sobre la capacidad de salvar vidas de los micronutrientes, han muerto en todo el mundo más de 6 millones de enfermos de cáncer cada año, que han pagado con sus vidas el hecho de que los intereses del negocio farmacéutico en la epidemia del cáncer se antepusieran a la verdad. En vista de este error histórico, sería ingenuo suponer que la solución puede provenir de unos científicos que son responsables en gran medida de la tragedia, o que al menos la han tolerado.

En el interés de los millones de enfermos de cáncer, siento el deber, por tanto, de señalar claramente los pasos que hay que tomar a continuación para vencer en la lucha contra el cáncer.

Los siguientes puntos deben ponerse en práctica de inmediato:

En interés de millones de personas, estas tareas deben ser emprendidas cuanto antes. Si comienza a tener presente la inmensa labor que supone conducir la investigación del cáncer por una nueva vía, la invitación que recibo de usted para participar como experto en su revista no será sólo una gota de agua en el mar.

Le invito a usted y a sus colegas de investigación a promover con nosotros un esfuerzo internacional común que sirva para suprimir para siempre la epidemia del cáncer. El fundamento científico para alcanzar esta meta existe. Ahora debe organizarse sin dilación una campaña a nivel mundial para la erradicación del cáncer que sea el punto de encuentro de la ciencia, la medicina, la política y otros ámbitos de la sociedad.

Están en juego millones de vidas humanas. Si usted permanece inactivo, la historia no podrá por menos que apuntarle con el dedo. No obstante, en caso de que se decida a actuar, podemos combinar nuestras fuerzas para lograr este gran objetivo que la humanidad lleva esperando tanto tiempo. Si éste también es su afán, mi equipo de investigación y yo estamos preparados para colaborar con su revista y sus colegas en todo aquello que esté en nuestra mano.

Como primer paso propongo organizar un simposio abierto común a través de su publicación científica, el DKFZ y nuestro instituto de investigación, en el que los mejores científicos del DKFZ y los miembros de nuestro equipo presenten sus resultados a los pacientes, médicos y a la opinión pública.

Un simposio de tales características debe ser el inicio de un plan de acción internacional impulsado por nuestros institutos de investigación y por todos aquellos que se decidan a luchar por la erradicación del cáncer.

Aguardo con interés una respuesta positiva por su parte.

Reciba un cordial saludo,

 

Dr. Matthias Rath