LA ORGANIZACIÓN PARA LA SALUD FUNDADA POR EL DR. RATH ES ÚNICA EN EL MUNDO:
TODOS LOS BENEFICIOS SE DESTINAN A UNA FUNDACIÓN DE UTILIDAD PÚBLICA. leer más

Dr. Rath Health Foundation

Dr. Rath Health Foundation

 

Página principal > Noticias

La epidemia del Ébola: Una oportunidad para abrazar la Medicina Natural.

En las últimas semanas la epidemia del Ébola ha encabezado los titulares en todo el mundo. El Ébola es una enfermedad viral altamente contagiosa y mortal, que merece ser tomada muy en serio. Sin embargo y como siempre, tales brotes están siendo inmediatamente instrumentalizados por los grupos de interés que han establecido un negocio global con las enfermedades y los temores que los acompañan – es decir, el negocio de inversión farmacéutica.

En esta situación, la Organización Mundial de la salud (OMS) ha declarado ahora la propagación del virus del Ébola en África Occidental, como una emergencia sanitaria internacional. Es necesario distinguir los hechos de la ficción y presentar soluciones viables a los afectados como es el caso de los pacientes y a los responsables como accionistas e inversores politicos.

El Ébola es causado por un virus de la clase de los filovirus, que se caracterizan por producir fiebre hemorrágica. Esto significa que el virus afecta el sistema vascular, de manera que provoca pérdidas de fluídos en forma gradual y en última instancia, pérdida de sangre masiva y la muerte.

En el actual debate público, un hecho científico ha pasado inadvertido: el virus del Ébola está causando la enfermedad y la muerte sólo en humanos y primates subhumanos. No se conocen otros portadores naturales de este peligroso virus para desarrollar la enfermedad. Según la OMS los portadores 'protegidos' también incluyen murciélagos frugívoros, puercoespines y antílopes. Notablemente, aunque estos animales pueden portar el virus del Ébola durante muchos años, siguen sin ser infectados por él.

Hay una explicación para este hecho. La mayoría de los animales sintetizan vitamina C en sus cuerpos en grandes cantidades. La Vitamina C, siendo uno de los más poderosos agentes antivirales de la naturaleza, es al parecer capaz de prevenir, o al menos limitar, las desastrosas consecuencias para la salud del virus del Ébola. En el caso de los murciélagos frugívoros, un animal capaz de sintetizar la vitamina C, su dieta consiste casi exclusivamente en frutas frescas con un alto contenido de vitamina C.

En cambio, los seres humanos no pueden producir una sola molécula de vitamina C en sus cuerpos y con frecuencia sufren de deficiencias vitamínicas debido al insuficiente aporte en su dieta. Esto hace que el cuerpo humano se haga susceptible al Ébola y a otros virus. Por lo tanto, no resulta sorprendente que los síntomas característicos de la infección del virus del Ébola – pérdida masiva de sangre por permeabilidad en las paredes de los vasos sanguíneos – tienen una semejanza llamativa a los síntomas de la deficiencia de vitamina C en la enfermedad de los marineros: el escorbuto.

Las propiedades antivirales de la vitamina C y algunos otros micronutrientes se han demostrado más allá de cualquier duda científica. Además, sus beneficios en aumentar y mejorar el sistema inmune han sido reconocidos por no menos de nueve premios Nobel.

Por lo tanto, es hora de que autoridades locales, nacionales y mundiales de salud – y especialmente la Organización Mundial de la Salud – aprovechen estos hechos científicos y los promocionen como principales medidas de salud pública para contener la epidemia del Ébola.

En ausencia de que esto suceda, le animamos a diseminar esta importante imformación lo más ampliamente posible a través de sus contactos personales y de las redes sociales.

D.M. Matthias Rath.
Agosto del 2014.