LA ORGANIZACIÓN PARA LA SALUD FUNDADA POR EL DR. RATH ES ÚNICA EN EL MUNDO:
TODOS LOS BENEFICIOS SE DESTINAN A UNA FUNDACIÓN DE UTILIDAD PÚBLICA. leer más

Dr. Rath Health Foundation

Dr. Rath Health Foundation

 

Página principal > Noticias > Cartas Abiertas

New York Times, 06 noviembre 2007

Al pueblo de los Estados Unidos y los gobiernos del mundo representados en las Naciones Unidas

Por qué Sarkozy y Bush necesitan una III Guerra Mundial

Dr. Matthias Rath

En los últimos años, el Dr. Rath ha desvelado que el negocio de la inversión farmacéutica es el primer beneficiario de la guerra de Irak y de su escalada hacia la III Guerra Mundial. Sus advertencias públicas han contribuido a que estos planes, hasta ahora, no se pudieran materializar. www.dr-rath-foundation.org

Recientemente, ha puesto fin a seis décadas de silencio y ha publicado los antecedentes corporativos de la III Guerra Mundial, el tribunal de Nuremberg contra el cartel gigante del petróleo y los fármacos IG Farben, con el fin de evitar la III Guerra Mundial: www.profit-over-life.org

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, estará de visita en los Estados Unidos hoy y mañana. Llega como un «amigo de América», pero la realidad es mucho más seria. En su visita se va a planificar la primera guerra nuclear de la historia de la humanidad. El pueblo de los Estados Unidos y el mundo entero tienen derecho a saberlo… ¿quién es Sarkozy?

¿QUIÉN ES SARKOZY?

En 2004, cuando era Ministro de Finanzas de Francia, Sarkozy aprovechó su influencia política y económica para forzar la adquisición, por valor de 80 000 millones de dólares, del gigante farmacéutico Aventis por parte del «enano» francés del sector, Sanofi. Uno de los primeros fármacos que el recién creado grupo Sanofi-Aventis anunció al mundo como un «superventas» fue Zimulti (Rimonabant), supuestamente dirigido a combatir la obesidad. En junio de 2007, la FDA rechazó la venta de este fármaco en los EE. UU., debido a sus graves efectos secundarios, incluido el suicidio. El precio de las acciones de Sanofi-Aventis bajó un 20% y los pleitos legales, por supuesto, se sucedieron, lo que supuso un golpe que amenazó la supervivencia de la empresa.

Apenas tres meses más tarde, el mentor político de la empresa, Sarkozy, anunciaba la III Guerra Mundial al mundo. Un holocausto nuclear y las leyes marciales en todo el mundo le permitiría declarar las farmacéuticas como elementos cruciales, e «intocables», para la guerra.

EL PLAN SARKOZY-BUSH PARA LA III GUERRA MUNDIAL

Desgraciadamente, Zimulti, Baycol y Vioxx no son meras excepciones, sino la norma. Aunque promete salud, el negocio de la inversión farmacéutica se basa en que las enfermedades perduren, porque son un mercado multimillonario para los fármacos patentados. La población mundial cada vez es más consciente de este fraude, por lo que el cartel farmacéutico ha puesto en cargos de responsabilidad a políticos que organizarán la pervivencia de este fraude multimillonario a cualquier precio… incluido un holocausto nuclear.

No resulta sorprendente que la industria farmacéutica haya sido el principal donante en las campañas electorales de Bush y que el dimitido arquitecto de la infausta guerra de Irak, Donald Rumsfeld, haya sido el ejecutivo más aclamado de la industria farmacéutica de la historia de Estados Unidos.

LA PREVENCIÓN DE LA III GUERRA MUNDIAL

Sarkozy y Bush van a declarar la III Guerra Mundial al planeta con pretextos cuestionables. Hay algo cierto, sin embargo: los beneficiarios de un holocausto nuclear no es la población mundial, sino los intereses corporativos que han elevado a Sarkozy y Bush al poder.

El objetivo de esta publicación es exponer los motivos que subyacen tras los preparativos de Sarkozy y Bush para la III Guerra Mundial y, al revelarlos, conseguir que no se lleven a cabo.